Diseño y reforma de piso en Galicia
Residencial
Enero 2016
Galicia
Proyecto de Diseño Interior integral y ejecución (obra).
El interior de esta vivienda norteña se diseña pensando en la familia y en su disfrute diario y constante. Más de 100 metros cuadrados aprovechados al máximo que giran en torno a un espacioso salón-comedor abierto al mar. Materiales y acabados, pocos y nobles, dan cabida a tres habitaciones, dos cuartos de baño, una singular y discreta cocina (que quiere dejar de serlo) y mucho almacenaje oculto.

Partíamos de un espacio excesivamente compartimentado y muy opresivo. Las vigas y pilares se integran en el nuevo diseño albergando luces indirectas y delimitando un eficiente almacenamiento. La casa se abre a la inmensidad de la luz natural desde el salón. A través de un gran ventanal, el astro Rey entra hasta la cocina, cuya homogeneidad solo se interrumpe por un mesado mordido en el paramento lateral y un teatral juego de luces generado por una corredera de lamas intermitentes.

En la elegante cocina que aspira a convertirse en una extensión del salón, o una suerte de mini salón, aunque no lo parezca, todo está ahí: lavadora, secadora, horno, horno microondas, lavavajillas, fregadero, vitrocerámica, frigorífico, congelador, etc. Esa era la idea: “funcional, aunque no lo parezca”.

Ampliamos el espacio disminuyendo los materiales y tonos utilizados. La misma madera del suelo acaba conformando los cabeceros de las camas y todo el mobiliario de la casa se diseña con los mismos acabados. Completan la línea de funcionalidad y discreción dos sencillos cuartos de baño, pantallas de TV integradas en el mobiliario, radiadores escamoteados, iluminación indirecta, mucha iluminación indirecta y sencillez. Mucha sencillez.