VIVIENDA MINIMALISTA EN A CORUÑA
Residencial
Esta vivienda ha sido objeto de numerosos reportajes tanto en prensa especializada como en prensa general.
Nos encontramos con un contenedor de forma regular con 85 metros cuadrados de cabida pero con una pésima distribución en cuatro reducidas habitaciones, salón, una cocina pequeña y poco práctica y dos cuartos de baño. Con las mínimas demoliciones posibles se convirtió en un acogedor y amplio piso de 3 habitaciones, salón comedir, cocina y dos cuartos de baño.
El objetivo era dotar a la vivienda de una funcionalidad de la que carecía, sólo se necesitaban 3 habitaciones pero se requería amplitud en todo el inmueble. El cliente utilizaría la casa no sólo como vivienda sino también como lugar de trabajo, y contaba entre sus hobbys con el gusto por la cocina.
Con estos requisitos nos ponemos a trabajar, se utilizan colores relajantes y homogéneos con el menor número de estridencias, diseñamos todo el mobiliario a medida para ajustarnos fielmente a las necesidades, desde las camas con iluminación ambiental inferior, pasando por armarios, la mesa de centro en el salón con cajones ocultos, la mesa de comedor, etc. Hemos dotado a la mayoría de muebles de amplios cajones con tiradores ocultos, las puertas de armarios llevan uñeros en vez de tiradores agudizando ese efecto simpleza, y las puertas de los compartimentos no llevan guarnición y se mimetizan totalmente con la tabiquería de forma que sólo son visibles los herrajes con un sistema de invención propia y muy novedoso para la época.
La Cocina se abre al salón buscando amplitud y funcionalidad. Y siguiendo con la misma línea minimal y aportando un poco de color a la vivienda se diseñan los baños, utilizando pizarra verde de Valdeorras en los revestimientos y sanitarios singulares y adaptados al espacio combinados con mobiliario propio.
Despliega las imágenes en modo ampliado para contemplar de cerca esta original, funcional y acogedora vivienda coruñesa.